¿Comprar o subcontratar vehículos para el transporte de carga?

Actualizado: 23 de ago de 2018

Para toda empresa, independientemente del giro, se requiere del uso de vehículos. Desde el traslado de personal o colaboradores en automóviles, hasta el transporte de carga para la logística de distribución de productos. Para cumplir con esta última necesidad, existen dos diferentes esquemas de trabajo: la adquisición de la flotilla de unidades a utilizar o la subcontratación de las mismas.


A lo largo de la historia, han surgido enfoques y formas como se aborda el tema del parque vehicular de cualquier empresa. “Compra aquello que aumenta en valor y arrenda lo que se devalúa” es una frase mencionada por Jean Paul Getty, hombre de negocios petroleros. Donde determina que toda actividad, que influya directamente en el valor del producto o servicio, es de mayor beneficio que sea un activo de la empresa, y todo aquel activo que deprecie su valor año tras año, sea arrendado o subcontratado.


La transportación de la mercancía para una empresa, un eslabón importante de la cadena de valor, tiene impacto hasta en una cuarta parte del precio del producto final. Por lo tanto, se ha generado un dilema dónde la gente administrativa prefiere en muchos casos delegar o subcontratar a un tercero.


Comprar los vehículos para el transporte de carga tiene múltiples ventajas, entre las cuales se encuentran la disposición, el control y la administración total de las unidades. Sin embargo, aunado a estas ventajas es imprescindible considerar que existe un aspecto demandante y que requiere de una gestión minuciosa que acompaña a dichas ventajas: los costos de mantenimiento. Dichos costos incluyen gastos de revisiones, reparaciones, refacciones, seguros, gasolina y salarios de choferes principalmente.


Por un lado las grandes empresas, son aquellas que, de contar con la infraestructura, asumen las responsabilidades y gastos, buscando el costo más bajo, siempre y cuando la inversión sea redituable. Por el otro lado, para las PyMEs representa una carga excesiva de tiempo en actividades demandantes. Es ahí donde nacen distintos modelos de negocio para subcontratar esta área logística, por ejemplo, el hombre-camión, empresas de transporte de carga y de 3PL, Full Service Leasing, entre otros.


Cada esquema de subcontratación del transporte de carga ligera y pesada, tiene ventajas específicas, siendo el objetivo primordial de todos, la concentración de esfuerzo en las operaciones principales pagando cuotas fijas y periódicas. Delegando y olvidando completamente los procesos relacionados al mantenimiento y responsabilidad por extender la vida útil de las unidades.


Entonces, ¿cuál de los dos es más conveniente?. La respuesta es: actualmente ninguno. Porque en ambos se requiere cumplir con algún indicador que mantenga el costo lo más bajo posible. A partir de esto, nace un modelo de negocio que mezcla los servicios bajo-demanda (on-demand) y la economía compartida (sharing economy), siendo un traje a la medida para las empresas.


Dos de los pioneros más reconocidos son Uber y Airbnb, los cuales ponen a disposición, durante el tiempo necesario de un mercado específico y sin necesidad de contratos, propiedades de terceros a un costo competitivo. Aplicado a las flotillas de vehículos, GoFlit.com es una de las primeras apps logísticas, que pretende agilizar los servicios convencionales de conexión de transportistas con carga ligera. A través de la notificación directa e inmediata a vehículos que cumplan con los requisitos de la carga, reduce considerablemente los tiempos y costos que cualquier intermediario tradicional conlleva. Con un par de clics desde una PC o smartphone, simplifica la solicitud de un servicio de flete local de carga ligera, recibiendo la unidad de carga en la puerta del negocio en menos de 120 minutos.


¿Cuál de los tres elegirías para tu distribución y transporte de carga?

#lightcargo #startup #trucking #fletes #transportation #leasing #3pl

  © 2019. GOFLIT TECHNOLOGIES